• Inscripción abierta para Psicología Social - 2017
  • Escuela para la Vida
  • Psicología Social - teórico y Grupo Operativvo

Libro: Socorristas del Alma – Autor: Carlos Sica

Difícil tarea prologar la antesala del alivio, de aquello que espantará al dolor cuando la mirada, la palabra o quizá ambas, al unísono, hagan que la angustia ceda, que la ansiedad deje paso a la paz del espíritu. Porque de eso se trata este libro, de la experiencia de un grupo de personas que proveen las herramientas necesarias para salir del paso, a veces indemnes, otras con la fuerza suficiente para seguir luchando, a quienes sufren contingencias colectivas traumáticas. Y porqué digo antesala, porque eso es el EPS, un organismo que prevé, que analiza anticipadamente qué cosa se necesita en una situación límite para aceptar el después. El sólo hecho de pensarlo, de saber que alguien va a venir a echar una cuerda al pozo donde estamos, alivia, esperanza.

Cuando Carlos refiere a la poesía junto a la capacidad psicoanalítica como uno de los posibles métodos para alcanzar un determinado nivel de excelencia, casi quirúrgico, para extirpar el miedo o el pánico que aparecen ante una catástrofe es también un poeta, aunque no lo sepa o trate de minimizar por humildad su condición. Porque quien piensa en el otro atravesando su propio calvario, reconociendo sus debilidades y temores para encontrar en esa catarsis la solución del conflicto, está tan cerca de LA PALABRA como suelen estar los vates. Dicen por ahí que yo lo soy, que escribo poesía y, aunque niegue pudoroso esa posibilidad pensando en otros poetas gigantes como Neruda, Retamar, Hernández, debo aceptar que cuando nombro hechos o sentimientos lo hago desde un lugar catártico, inmaterial y desconocido que me acerca a lo esencial, que no es precisamente lo tangible o anecdótico, sino lo más poderoso que reside en nosotros: lo inmarcesible. Aquello que va a sucedernos cuando no estemos físicamente, lo que habita el tiempo, esa energía que es afuera y adentro, lo universal y humano.

Las heridas externas pueden detectarse inmediatamente, pero las que deben descubrir quienes pertenecen al EPS son tan etéreas y profundas como la esencia de la vida y, para encontrarlas y sanarlas se debe procurar que quien las sufre acepte verlas y confíe en la guía que se le ofrece para encontrar el alivio.

De eso habla este libro maravilloso que, antes que pretender ser un decálogo, es una confesión honesta de la búsqueda de un camino adecuado para confortar al otro cuando “necesita”. Todos necesitamos alguna vez y necesitaremos en alguna circunstancia límite de la vida la palabra adecuada, la mirada que nos rescate y ponga a flote nuevamente. Que consuelo saber que hay quienes las buscan y disponen de ellas.

Víctor Heredia

A continuación compartimos las palabras que envió Vicente Zito Lema para la primera presentación del libro en la ciudad de General Roca.

Si el tiempo no fuera lo que es y las distancias no fueran lo que son, estaría allí, con ustedes, participando con alegría en un acto que es hermoso y que es necesario.

La escuela de psicología social con Javier como director y Marisa como alma mater se ha convertido en un espacio donde la cultura, el arte, la educación, todas las formas amorosas de la vida y del aprendizaje se unen armoniosamente. Es el mejor lugar entonces para la presentación del libro de Carlos Sica . Si hubiera estado allí lo diría con voz fuerte y mirando a todos los amigos , acaso con un poco de emoción, porque estar con amigos y en actos de la cultura siempre emociona. A la distancia estoy más tranquilo y resumo algunas de las cosas principales que hubiera dicho a viva voz, personalmente.

La historia de la psicología social es breve pero fecunda. Y poco a poco junto al nombre fundante de Enrique Pichon Rivière han ido surgiendo otros nombres, otras miradas, otras huellas con identidad definida. Desde hace varios años el nombre de Carlos Sica está legítimamente asociado a la psicología social. Me atrevo a decir que hoy por hoy no la imaginaríamos ni tampoco la veríamos tal como es sin su presencia, sin sus huellas. Carlos se ha convertido en uno de los nuevos maestros de la psicología social. Su pasión nos asombra , su capacidad de organización ayuda a todos , su claridad de ideas, su potencia de investigación, sus actos concretos nos enorgullecen a quienes compartimos el mundo de la psicología social.

Hoy hay un nuevo libro de Carlos, hoy tenemos posibilidad de leer y crecer amorosamente con el rigor y la fraternidad de sus actos y palabras en la concreta acción de ayudar a los que sufren y en el momento más preciso de ese acontecimiento. Es bueno que sus experiencias, muchas de ellas inéditas en el campo de la psicología social, sean conocidas, transmitidas y reproducidas. Soy uno de los tantos que ha crecido con lo que Carlos está sembrando Lo desafiamos a que siga creciendo y que nos impulse a no dejar de crecer. Carlos Sica es para todos un símbolo de la psicología social. Por ello también lo queremos tanto, le deseamos felicidad y lo abrazamos. Es justo decir cuando se puede todo lo que uno siente.

Alfredo Moffatt, gran amigo y maestro de Carlos Sica, envió un video sorpresa.

Fabio Lacolla y Javier Salinas armaron este video recorriendo un poco de la historia del EPS.