• Emergencias PsicoSociales
  • Vuelo 3142 de LAPA
  • Tragedia de Cromañón
  • Derrumbe Gimnasio Villa Urquiza
  • Tragedia Aerea Sol

Actividades

El EPS es un equipo integrado por psicólogos sociales, especialmente capacitados y entrenados para brindar Contención Emocional en Crisis y Situaciones de Angustia Pública, interviene en el lugar de la emergencia para brindar primeros auxilios  psicológicos a sectores de la población impactados emocionalmente por causas naturales o provocadas, como catástrofes, desastres, accidentes graves, incendios, inundaciones, desalojos masivos, atentados y todo hecho que genere conmoción emocional a afectados directos e indirectos.

Cuenta con más de 100 integrantes, coordinados por su fundador y un equipo de 15 psicólogos sociales que constituyen el Consejo de Planeamiento Ejecutivo.

El EPS no recibe subsidio alguno y se sostiene por las actividades educativas de su Centro de Altos Estudios en Psicología Social CAEPS y fundamentalmente por el desempeño ad honorem de sus integrantes, quienes además de su tarea específica durante la emergencia, aportan su trabajo desde las siguientes áreas:

ACTIVIDADES

Mitiga el dolor y el sufrimiento psíquico en el lugar de la emergencia, al sector de la población afectado por la misma.

Contribuye con técnicas adecuadas a evitar que la hiperactividad o la parálisis de las personas afectadas provoquen más daño que el originalmente causado.

Brinda apoyo y contención psicológica, emocional y afectiva propiciando el desahogo de las emociones retenidas, en prevención de crisis psicológicas más graves, posteriores al hecho traumático.

Permanece en el lugar cooperando desde su función, el tiempo necesario hasta que las personas involucradas recuperan el equilibrio emocional perdido y planifican un mínimo proyecto inmediato de futuro.

Colabora desde su rol con los organismos gubernamentales y no gubernamentales dedicados al socorro y auxilio de las víctimas.

Dicta seminarios de formación y entrenamiento intensivos, para la constitución de equipos de voluntarios, con el objetivo de ir conformando filiales en distintos puntos del país y del mundo. Desde el año 1993 en que quedó  constituida la Filial EPS de Bahía Blanca (Argentina), se han constituido las Filiales: EPS Luján, en la Provincia de Buenos Aires, en el año 2002, Filial EPS Alto Valle en la Patagonia – Argentina en el año 2003, y en el año 2010 la Filial EPS Uruguay en la República Oriental del Uruguay.

TAREA

AUXILIO EN CRISIS  en situaciones de ANGUSTIA PÚBLICA.

Contención emocional y psicológica en el lugar de los hechos.

Primeros auxilios psicológicos, “Socorristas del Alma” ante catástrofes, desastres, atentados, accidentes masivos, inundaciones y toda situación que, producida naturalmente o provocada por el hombre, genere conmoción emocional a un sector de la población. Caracterizamos también como generadores de angustia pública (cosa de todos) a aquellas situaciones de orden no físico que se constituyen en emergencias psicosociales, es decir, emergencia no solo como concepto de urgencia, sino también como emergentes sociales, por ejemplo desalojos compulsivos, desempleo, desesperanza, etcétera, que provocan verdaderas catástrofes del yo.

ÁMBITO

En el mismo lugar de los hechos, o sea in situ. Definimos geográficamente el lugar como zona de impacto o epicentro y zonas de influencia o periferia. Por ejemplo, atentado a la AMIA: zona de impacto o epicentro, Pasteur 633, sede de la Mutual, y las cuadras adyacentes. Zona de influencia o periferia: en círculos concéntricos sin límite de distancias, Morgue Judicial, para la contención durante el reconocimiento de los fallecidos, Hospital de Clínicas y otros hospitales de la ciudad, donde fueron trasladadas las víctimas y a los que, impactados por la angustia, concurrían los familiares a buscar información.

COMIENZO

Lo más rápido posible, una vez alertados de la situación. (Al estilo de los Bomberos Voluntarios.)

MODALIDAD

Servicio brindado a la comunidad en forma solidaria y gratuita.

Los integrantes de EPS actúan en forma voluntaria y ad honorem. El modelo de funcionamiento se asemeja al de los bomberos voluntarios. Cada integrante del EPS se encuentra en su actividad cotidiana y al ser alertados y auto convocados concurren lo más rápidamente posible. La intervención se organiza desde nuestro Centro Operativo, se envía un Equipo de Avanzada que llega al lugar, evalúa la intensidad y gravedad de la situación, informa y se convoca o no a más integrantes, de acuerdo a la necesidad.

El ser un equipo numeroso -más de 100 integrantes- permite un relevo continuo si la intervención se extiende en el tiempo, de modo que siempre se garantiza la continuidad de la intervención.

DURACIÓN

Los tiempos no son de “tiempo reloj”. La actitud psicológica de los asistentes es esencialmente contenedora e incondicional. Cuando los “tiempos reloj” lo exigen, de acuerdo a la capacidad operativa de los asistentes, se realizan los relevos sin modificar el “tempo” de la intervención general.

La intervención cuenta con cuatro pasos o etapas fundamentales:

1- ENCUENTRO-CONTENCIÓN Profundo y verdadero ENCUENTRO. Asistencia: Existir al lado de. 2- CATARSIS El desahogo de las emociones retenidas. 3- VERBALIZACIÓN La palabra como estabilizadora de las emociones. 4- PROYECTO La aparición de un proyecto -aun el más pequeño- de acciones futuras inmediatas. A esta fase se accede sólo cuando el asistido, con una adecuada contención (1), ha desahogado sus emociones (2), ha podido verbalizar lo sucedido (3), tantas veces como sea necesario, comenzando así a recuperar el equilibrio emocional que poseía antes del hecho traumático desencadenante del shock emocional. Cuando los asistidos acceden a esta fase, demostrando la posibilidad de poder “pararse sobre sus propios pies”, anticipando sus próximos pasos, organizando sus acciones futuras, aunque éstas sean mínimas, (“Bueno…ahora tendré que ir a llevarle los chicos a mi mamá, para que los cuide, después volveré aquí, y comenzaré a hacer los trámites necesarios para…”). Como sucedió en una intervención del EPS, en el incendio de un inquilinato muy precario de Dock Sud (localidad de Buenos Aires), donde 16 familias perdieron absolutamente todo. Después de acompañarlos-asistirlos durante una larga noche y de un lento pasaje de una fase a la otra se dio el siguiente diálogo entre todas las familias reunidas y el EPS: -Bueno… ¿y ahora que van a hacer? -Y…lo vamos a construir de nuevo. ¡Sí!, y lo vamos a hacer mejor de lo que era -dice otro padre de familia, parado sobre una pila calcinada de escombros-. Este es el momento en que sin acentuar la despedida, ya que los vínculos surgidos durante toda la intervención fueron muy intensos, el EPS comienza a retirarse.